FOTOGRAFIA: A veces las cosas no son lo que parecen

Awwwww…hoy vengo feliz a contarles mi nuevo descubrimiento…se acuerdan de este post, pues bien, otro de los elementos que siempre me intrigaba, era saber, como era posible que todas las chicas que seguía en instagram tuvieran mesas tan bellas a las que justo les llegará la luz natural y todo saliera perfecto.

En mi hogar tengo un velador blanco amado e intenté sacar fotos ahí, pero la luz que le llega es del terror y claramente no iba a andar moviendo el velador para todas partes por lo que, para variar, la frustración se apoderó de mí…hasta que un día, vagando por la web encontré una información que hizo que todo cambiara: para sacar una buena foto se debe tener un fondo (dah!), no sé si las ha pasado esto de que hay cosas que siempre supieron pero nunca les había caído REALMENTE la teja. Y así me pasó con esto, cuando hice click en que, para sacar bellas fotos teníamos que tener un fondo que favoreciera destacar los elementos de la foto, mi cerebro empezó a trabajar rápidamente y descubrió mucha información al respecto.
La más importante de todas es que: ¡No siempre se trataban de mesas! La explicación de como era posible que todo el mundo (menos yo) tuviera mesas perfectas en lugares perfectos para tomar fotos era,(una vez más) que se trataba de una producción/un montaje. Las mesas en verdad son simples tablones de madera pintados al antojo de cada una que son fáciles de ubicar en cualquier parte y que sirven perfectamente como base/fondo para construir una obra de arte fotográfica.

Con toda esa información, partí el fin de semana a Homecenter y me di cuenta de que habían tablas de madera como las que necesitaba, que más encima venían cortadas (es decir, no necesitaba comprar la plancha gigante) y que más encima sólo costaban $720 (o sea!!!!), sólo faltó sumar la pintura y una brocha y empezar a crear.

Como no soy muy artista que digamos, partí por lo simple, compré pintura blanca, le pasé dos capas de pintura y listo.

Aquí la evidencia…

El proyecto en proceso…

La pintura que compré (hay de varios tipos, no sé cual es la diferencia de cada una de ellas, asi que opté por la que me pareció adecuada)

Así quedó la tabla a.k.a mi nueva “mesa”

Mi primera obra de arte 🙂

Y no sólo eso….incluso ni siquiera es necesario comprar una tabla, puede ser tan simple como imprimir fondos de madera. Aquí, Carmen de Milowcost explica cómo y deja fondos para descargar y utilizar.

¿Qué les pareció? ¿Se animan a implementarlo para sus fotos?

 

 

 

Anuncios