Enviciada con “House of Cards”

Para los que me conocen, saben que desde el sábado mi vida se ha reducido a esperar cada momento libre que tenga Alonso y yo para poder ver “House of Cards”…esta serie la empecé a escuchar (o mejor dicho) leer en Twitter en la cuenta de @negracesante y decidí empezar a verla después de que leí su nota en el blog de Mundo LG.

Cuando parte diciendo la escena primera con la que empieza la serie….la frase del protagonista simplemente me llegó, así que el sábado, para los que viven en Santiago, fue el día perfecto para no levantarse en todo el día y vegetar viendo la serie.

Cada capítulo dura como 50 minutos y ese día 5 horas de nuestro día fueron ver la serie…es impresionante el tiempo que uno “pierde” viendo tele..pero como dije, el día estaba perfecto para eso J

¿Por qué estoy tan enviciada de la serie?

Para los que no saben de que se trata, les cuento, la serie cuenta la historia de Francis Underwood, un diputado al que un candidato a presidente le había prometido ascenderlo a Secretario de Estado cuando saliera electo por todo lo que lo había ayudado en su campaña…el problema, es el que presidente sale electo, pero no le cumple la promesa a Frank…y ahí más que la frase con la que parte la serie, se produce para mí la mejor escena del mundo mundial. El presidente electo ni siquiera se tomo el momento para decirle a Frank que no le cumpliría la promesa, envío a su asistente personal, Linda ( no recuerdo el cargo que ocupa) pero es su mano derecha, a darle la noticia explicándole que en el fondo les era más útil tenerlo en el congreso,  Frank obviamente estaba sulfurado, enojado y al borde de hacer un escándalo de proporciones… y en ese Linda le pregunta si pueden contar con él…se nota a leguas que él quiere mandarlos a todos a freír monos al África, PERO, en nano segundos, piensa lo más estratégico, se rearma la cara y con la cara más amable/cínica del mundo les dije “obvio que les colaboraré” y desde ese momento empieza a planear y ejecutar la mejor venganza posible. Claro, como el tipo es inteligente, sabe que es más fácil hacerles daño desde dentro que desde fuera, pero tener la frialdad mental para darse cuenta de ello en el momento en que hierves de rabia por dentro, lo hace a mi parecer, un maestro. En general, yo no soy de planear venganzas ni nada…a veces hasta me dicen que soy “demasiado buena” traducción para: “eres hue—-a” y por lo mismo a veces me he topado con gente que me ha cagado…como a todos creo, por lo que ver a un personaje que tiene esa capacidad de ser estratégico en ese tipo de situaciones es, a mi parecer digno de admiración…y ahí es el primer enganche con la serie…pero no queda todo ahí…luego de ello, te das cuenta, que su mujer también es así! Son la pareja perfecta a tal punto que se cuentan los amantes que tienen, es como “amor voy a salir a ponerte el gorro hoy, vuelvo mañana temprano!”
Plop y más plop!

Vamos en el capítulo 6 o 7 ya no recuerdo…y anoche nos estábamos quedando dormidos viéndola, incluso Alonso me dice, “ya se está poniendo medio fome” y justo en ese momento…la historia da otro vuelco, que  nos llevo a andar muertos de sueño hoy por acostarnos tarde….

Simplemente en lo que voy de verla, una excelente serie y para los que me conocen saben que el mundo de la política no es un tema que en general me interese.

Si tienen Netflix véanla todo el rato!

Anuncios